Boy Roca a la trompa de l’Elefant

Teniendo ganas de roca, y temiendo el frío que se avecina en las previsiones meteorológicas, me busco un compinche y le propongo de subir a la trompa de l’Elefant, por la Boy Roca. Alex M., está disponible y con ganas, así que, no se hable más!

Estamos en unos días que las temperaturas están bajando, acompañadas de un solidario viento siberiano, que días después dará lugar a condiciones que darán que hablar.

Sin embargo la previsión para el día D (31 de enero de 2012) era de cielos claros, así que, aunque haga algo de frío, esperamos que el sol contrarreste. Otro sin embargo, y es que llegamos al párquing del monasterio de Montserrat con el cielo algo tapado. El frío nos da la bienvenida y nos invita a coger el coche y dar la vuelta. Sólo en los escasos minutos que acabamos de preparar la mochila en el párquing se nos entumecen las manos por el frío. Pensando que será cosa del momento, comenzamos a caminar.

Elefant, Momia y Momieta

Elefant, Momia y Momieta

El único seguro del primer largo

El único seguro del primer largo

La proximación nos ayuda a entrar en funcionamiento y a prepararnos para la escalada. Es un día algo gris aparte de frío. Casi no encontramos a nadie más, ni por el camino, ni por las paredes. Llegamos con buena hora a St Benet, y ya vemos nuestras conocidas rocas.

Acompañados nuevamente por la reseña del señor escalatroncs, que se curra la información, comenzamos la escalada. Comienzo el primer largo, que pese a su baja dificultad no deja indiferente… 30 m de escalada en rampa fácil pero de presas finas sin ningún seguro, ¡qué bien! Lo mejor para el frío. Encuentro por fin el único parabolt del largo, y por fin, la reunión, y es que en Montserrat los seguros se mimetizan como los camaleones.

Alex M., abre un largo bastante más disfrutón y mejor protegido, en un suspiro llega a la R2, y subo a su alcance.

Segundo largo

Segundo largo

Me toca, por expresa petición, el conocido largo clave de la vía, hoy en día reequipada, y que resta mucha exposición que tenía la vía (podéis encontrar mil y una historias de miedo que hablan de los buriles de este antiguo largo de artificial equipado). Ahora ya se puede hacer en libre, zigzagueando por la pared alrededor de los parabolts. Mi intención era ésa, probar el 6a+ que dicen que sale, pero el frío del día me hace detenerme en varias ocasiones, acabo por ayudarme a descansar en las cintas, para recuperar la temperatura en las manos, y al final acabo usando el estribo, y diciéndome que ya vendré en primavera a hacerlo con más calma. El largo se me hace largo pero al final alcanzo la R3.


La última tirada

La última tirada

Alex M. me alcanza con una facilidad pasmosa, y abre el L4 que se convertirá en el último, ya que alcanzará la cima del tirón. Este último largo sólo tiene 4 parabolts, bastante estratégicos para no perder la línea por la pared, y realmente más de lo que esperábamos en St Benet.

En la cima nos recibe con euforia el viento siberiano que parece alegrarse de vernos allí. Por el contrario nosotros sólo tenemos ganas de bajar. Hacemos cima en el Elefant, y bajamos de prisita por el caminito de descenso a pie.

Cima de la Trompa de l'Elefant

Cima de la Trompa de l'Elefant

Una bonita vía para disfrutar en libre, y hoy bien asegurada, excepto el primer largo en el que hay que andarse con ojo. Espero repetirla con buena temperatura.

Acerca de manupirineos

Nací y crecí en Barcelona. Actualmente trabajo como guía en actividades de montaña.
Esta entrada fue publicada en escalada y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Boy Roca a la trompa de l’Elefant

  1. JOAN BALCELLS MASACHS dijo:

    Jo, al Boy junt amb el Balaguer crec que es dei, els vaig veure per primer cop escalar a l’ agulla de la Creu que obrien la via, podrie ven ser per l’ any 1961/1962/1963, no ho recordo bé. Després al cap de poc el vaig coneixer als MOLLÓNS a la Pobla de Claramunt, jo tenia 18 anys i per l’ agost del 1965 vaig fer la primera igualadina a la seva trompa, fa ja tans anys que recordo que a la sortida del forat i arribar a la primera pitonisa era bastan dificil i alguna pitonisa no portaba plaqueta, hi habia filferro. En aquella época molts com ara jo ens feiem el material, escarpes, pitons, estreps, inclos m’ havia fet algúns mosquetons de ferro de 10 m/m de gruig. Recordo les cordes de canam que jo encara vaig utilitzar i que pesaben lo seu, i al tanto no mullarse, per que si no es podrien si deseguida no les estenies al sol. Pitjor seria en la época desl primers escaladors, amb botes blanques de roba i de sola d’ espart. Bueno companys, AMUNT I CRITS!!!

    • manupirineos dijo:

      Molt de gust de saludar-lo, senyor Balcells.
      Tot i que els escaladors d’ara no canviaríem per res del món el material actual pel que feien servir vostés, sí que ens agrada sentir les batalletes de temps endarrera. L’escalada dels anys 60 sí que era aventura amb tot el seu significat, i a part de força (mental i física) penso que també la sort jugava un paper important.
      Des d’aquestes línies una salutació per a tots els escaladors de la seva generació, i gràcies pel llegat de vies que vau deixar per les generacions següents. Amunt!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s