Escalada en Olvena, Frixis

Tras varios veranos trabajando en Ainsa uno se acostumbra al día a día, y al final, barrancos y más barrancos, y lo más raro que puedes esperar es guiar en una ferrata o una excursión. En esta ocasión me sorprendieron en la oficina de guías diciéndome que había una familia a la espera de saber si podían realizar una vía de escalada.

Enseguida conocí a la familia, una familia belga que estaba veraneando un año más en Ainsa. Los interesados eran la mamá y el chico de 18 años. Los dos llevaban un año escalando en salas indoor, y tenían ganas de escalar en roca… y algo más largo de lo habitual, claro.

El Sobrarbe tiene vías de roca para exportar, pero no me veía yendo con estas personas a Ordesa. Así que siendo previsor propongo ir a Olvena. Qué casualidad que el año pasado me dejé caer por allí en varias ocasiones. La vía la dudé un poco entre Frixis y Axterix, pero por la insistencia en que debía ser una vía de máximo V grado, preferí decantarme por la Frixis, ya que recordaba que la Axterix tenía algún paso algo más duro.

Al día siguiente y de buena mañana para evitar al máximo el calor, nos ponemos en marcha. El día despierta nublado, lo que no deja de ser un buen presagio. La pared del Santo Cristo en Olvena tiene un entorno precioso: el congosto, las crestas, el puente, la propia pared, lástima que la carretera lo afee un poco.

Me pongo en cabeza, y comienzo a escalar. El primer largo era tal como recordaba, diedrito en diagonal, fácil, y luego atento para subir un paso vertical y enseguida hacia la derecha hasta una terracita. R1 cómoda.

El segundo largo se dirige a una concavidad bajo una barriga. Hay que seguir una serie de fisuras protegidas por chapas y clavos. R2 bajo la barriga y colgada.

El tercer largo tiene dos opciones: la que ya conocía, subir hacia la derecha donde se ve otra reunión y torcer a la izquierda superando la barriga por el lateral, o bien, escalar la barriga por una línia de chapas que la supera por el centro. La noche anterior había estado estudiando la reseña de Luichy en su página lanochedelloro, y me llamó la atención esta salida. Teniendo mal recuerdo de la primera opción, me decanto por la segunda, y me encanta. Enseguida se supera la barriga, un jardincito y R3 cómoda.

Mamá e hijo van superando largos, el chico está encantado, y la mamá creo que si de repente hubiera aparecido una puerta en la pared la abría abierto y habría entrado sin preguntar qué había detrás. Aunque sólo por los comentarios por lo bajini de «qué miedo» en realidad aguantó el tipo y no dio muestras de querer bajar.

Por fin un largo evidente, recto y por fisura, algún paso fino pero factible. Algo duro para ser V+, imagino que es 6a. Otro jardín grande y R4 cómoda.

En el largo 5 me equivoqué en la anterior ocasión. El principio está claro, por el diedro de la derecha, muy entretenido, y donde hay pocos seguros… Cuando se acaba el diedro, hay que superar un paso con la idea de seguir por unas chapas que siguen hacia arriba/izquierda. El año anterior, creyendo que esas chapas eran de otra vía, nos salimos hacia la derecha, a terreno desconocido. Esta vez, fácil, y R5 colgadilla.

Ya está, empieza el último largo, ya que no me entretuve en hacer un largo de 20 y otro de 30, sinó que subí cada vez por terreno más fácil hasta alcanzar una cresta, y enseguida la instalación de la ferrata de Olvena.

Fantástico, una buena aventura, y una gran satisfacción para los participantes, que habían conseguido llegar al final de la vía. Al final se destapan las nubes y el lorenzo comienza a apretar, pero ya estamos fuera de la pared. Ahora ya seguiremos la ferrata hasta arriba y bajaremos andando.

En resumen es una buena vía para empezar a hacer largos, aunque tener que colocar algún friend ocasional no hace que sea la mejor indicada. Para personas como los que escalaron conmigo Ainsa, es perfecta, larguita pero sin abusar, con ambiente y con sensación de aventura.

Reseña: en la página de Luichy lanochedelloro (Olvena)

Material: cintas exprés de diferentes medidas, con 8 basta. Me resultaron muy útil los Camalots 1 y 2, y también usé alguno de los pequeños, 0.5 creo.

Acerca de manupirineos

Nací y crecí en Barcelona. Actualmente trabajo como guía en actividades de montaña.
Esta entrada fue publicada en escalada y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s