Vía Homedes, 300m de escalada en la cara norte del Pedraforca

No es difícil, no es excesivamente larga, no plantea un reto psicológico,… pero es una clásica imprescindible, y que apuesto que dejará a cualquiera con buen sabor de boca, aunque no digo nada nuevo con estas palabras.

Tras muchos meses teniéndola en la lista de deberes, al final hemos podido escalar esta vía que habla por sí sola de la historia de la escalada en nuestro país. Abierta 7 años después de la vía Estasen, un 8 de septiembre de 1935 por tres escaladores catalanes que, como marcaba la tradición por entonces, hicieron la aproximación desde Guardiola de Berguedà al no existir carreteras que accedieran a la zona. La aventura debió ser increíble, y el regalo de la nueva escalada les debió llenar de emoción. Por desgracia, cuando estaban en la cumbre mientras realizaban las maniobras de rápel, un rayo acabó con la vida de uno de ellos, Francesc Homedes, quien daría nombre a la vía.

El gat, en la sombra del pic Cabirol

El gat, en la sombra del pic Cabirol

En nuestros días las posibilidades de acceso a la montaña han mejorado tanto que no podemos comparar la envergadura de la actividad. Durmiendo en el mismo mirador de Gresolet, nos ponemos en pie bien prontito, en 15 min saludamos al guarda del refugio que nos indica qué camino tomar. Es un camino que parte justo detrás de un banco frente la pared sur del refugio, indicado con marcas blancas. En 45 minutos y tras ascender sin tregua alguna nos plantamos a pie de vía. Inconfundible.

Inicio de la vía

Inicio de la vía

Al que madruga (dicen) Dios le ayuda, el caso es que fuimos los primeros de la jornada en empezar la vía, empezando por una chimenea para pronto salir a la derecha a buscar una chapa que se veía desde el suelo. Los dos primeros largos tienen algunos pasos algo verticales. El tercer largo es más de trámite. Al inicio del cuarto largo llega el paso de la Z, todavía no me han explicado el por qué del nombre, un paso de fisura invertida y de poco pie que se puede apañar con un A0 en una cinta ya dispuesta a ello. Empalmamos el L4 con el L5, que da con cuerda de 60 justa, a pesar de saber que tendríamos un buen roce de cuerdas.

Terreno del largo 6

Terreno del largo 6

Desde la R5 hasta la R9 tenemos unos largos fáciles, de terreno irregular, con pocos seguros, donde hay que afinar bien con el itinerario y de vigilar de no tirar piedras hacia abajo (seguro que no sois los únicos en la pared). El largo 8 esconde un buen flanqueo que, si sois hábiles, podréis reasegurar a discreción, para evitar que vuestro compañero pase miedo de segundo.

Previo al flanqueo

Previo al flanqueo

Vista desde la R6

Vista desde la R6

Por fin, en la R9 volvemos a ver terreno más vertical, y comenzamos el largo 10 con unos buenos pasos de diedro y fisura. Ya queda poco, nos subimos a la cabeza del Gat, y salimos de la R11 por un terreno sospechoso, donde hay que mirar bien cada agarre para no llevarnos la sorpresa de que se desprende. Ya estamos en la cima, tenemos la tartera del Pedraforca a nuestros pies y la serra d’Ensija frente a nosotros.

Reunión 10

Reunión 10

El descenso se realiza con un rápel desde un cuerno de roca, junto la oreja oeste del gato (cuando escalamos, la de la derecha). Cuando se llega a la cima del Gat, entre las dos orejas, se debe hacer un pequeño flanqueo para alcanzar la instalación, de la que (por fin) se le ha recortado los buriles que “reforzaban” la instalación. Hoy por hoy, está reforzada por un parabolt (sí, uno).

Últimos largos

Últimos largos

En la vía nos hemos encontrado todas las reuniones con dos parabolts (la mayoría con un anclaje nuevo acompañado de uno antigo) excepto la R8 donde sólo había uno. Al final nos han sobrado los camalots pequeños, y el uso de los aliens ha sido anecdótico, sin embargo, repetir camalots del 1 al 3 es buena opción, incluso llevar alguno por encima.

Como reseña llevábamos la de Armand Ballart, lo mejor para no perderse.

Topo Homedes

Topo Homedes

Poco más que añadir, una vía recomendable para empezar a moverte por terreno de aventura pero no menospreciarla, puesto que hay que saber leer el terreno y no perderse. Por mi parte, seguro que la repito alguna vez ¿Te animas?

Anuncios

Acerca de manupirineos

Nací y crecí en Barcelona. Actualmente trabajo como guía en actividades de montaña.
Esta entrada fue publicada en escalada y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s