Aigüeta de Eriste (tramos III y IV) con buen caudal

Puente de Espigantosa

Aigüeta de Eriste tramo III

Se acaba de nuevo el verano, y ya como tradición, dedico un par de días a realizar descensos que aún no conozco. Por fechas, siempre es el mejor momento para realizar descensos de barrancos acuáticos y técnicos, puesto que encontramos los menores caudales del año a final de verano.  Este año coincido con Victor G. con quien ya he realizado variados descensos y los hermanos Marc P. y Joan P. unos jóvenes, incansables y fanáticos barranquistas en vías de dedicarse profesionalmente al mundillo barranquista.

Primer rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Primer rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Las expectativas se plantean en torno a Aigüeta de Eriste integral, y Gorgas de los Galantes. De Gorgas de los Galantes no tenemos información de que se haya realizado este año, y tras comernos la 1h20 de aproximación para llegar a la cabecera y valorar el caudal y ver lo que queda de las instalaciones, decidimos no descenderlo, así que lo quitamos de la lista estos momentos.

De Aigüeta de Eriste nos decantamos por el tramo medio e inferior, o tramos III y IV, o dicho de otra manera, desde el puente de Espigantosa hasta el pueblo de Eriste. El tramo IV lo conocemos bien, y apetece conocer el tramo III. Sabemos que el caudal es alto pero hace días que se está descendiendo.

Primer rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Primer rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Nada más entrar corroboramos que el agua va con fuerza. Avanzando por tramo de río abierto, cualquier pequeño destrepe junto al agua lo debemos descender con cuidado. En unos minutos llegamos al puente de Espigantosa, ¡vaya! hemos entrado bastante antes. En pocos minutos llegamos a la primera cascada que debemos descender en dos rápeles, ambos con su correspondiente pasamanos. El caudal es alto, el ruido del agua nos deja hablar sólo si estamos uno al lado del otro, y el ambiente es total. El primer rápel nos deja en una pequeña badina donde el único color visible es el blanco. El segundo rápel nos deja en la base de la cascada donde una vez en el agua la corriente nos aleja con fuerza.

Segundo rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Segundo rápel Aigüeta de Eriste tramo III

A partir de aquí, tramos abiertos con algún tramo encañonado bonito pero no espectacular, donde sobretodo caminamos, y unas pocas cascadas rapelables, alguna de ellas saltable. Sin mucho más, llegamos al puente de Tramarrius. La verdad, esperaba algo más de este tramo.

Comienza el tramo IV, que ya conocemos y podemos hacer con agilidad. Probamos el tobogán bajo el puente, y comprobamos como la corriente nos hace dar alguna vuelta bajo el agua. Continuamos y accedemos al pasillo por el rápel de la izquierda, que está espectacular blanco y feroz, pero podemos progresar por él sin necesidad de montar pasamanos. Llegamos al rápel de 25m, donde el agua salta por doquier, precioso. Saltito pequeño, trepada a izquierda, salto de 8m, y salimos de la zona engorgada, la más bonita del descenso.

Segundo rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Segundo rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Continuamos y nos entretenemos un rato en el tobogán de 8m, que empuja con fuerza y nos hace dar alguna vuelta bajo el agua, y otro rato más en el tobogán de 25, que hay que calcular bien, pues según el punto de salida nuestra trayectoria sale de la línea recta y nos encontramos haciendo algún salto sobre los márgenes… ¡glups! Abajo la badina es grande y abierta, la corriente nos escupe hacia fuera pero la fuerza hace que demos algún volteo bajo el agua.

Ahora ya llegamos al último rápel de 25m, al que siempre he llamado el rápel del ojo. La reunión está a la izquierda del agua, que baja por la derecha, choca contra una esquina y la corriente salta a la izquierda donde vuelve a chocar con la roca y de ahí hacia abajo. La cabecera del rápel está montada para rapelar justo bajo el agujero (el ojo) que deja el chorro de agua cuando salta de lado a lado. Hoy, más que agujero es una cortina de agua débil. Requiere tumbarse en la roca y bajar bien pegadito a la pared, pero con confianza no da problemas. También se puede toboganear. En este rápel es de suma importancia comprobar que nuestra cuerda de rápel y de recuperación no se crucen, que se pueda recuperar bien, y que la cuerda de recuperación sea más larga que la longitud del rápel, ya que, si se nos queda colgando en la base de la cascada podemos tener problemas para acceder a ella según el caudal. Hoy es el caso. Ambiente total durante el rápel y en la badina. [Evidentemente, además, si os habéis formado bien, sabréis que la cuerda de rápel debe llegar justa o un poco por encima del nivel del agua].

Después de esto, unas pozas con algún tobogán, tres últimos resaltes, a caminar por el cauce, y al coche, donde nos espera una buena comida.


NOTA: Por comentarios recibidos, debo corregir y dejar constancia: el caudal NO era alto, nos lo pareció puesto que nunca lo habíamos descendido con tanta agua, pero parece ser que era bajo. ¡Vaya chasco! 😉

Anuncios

Acerca de manupirineos

Nací y crecí en Barcelona. Actualmente trabajo como guía en actividades de montaña.
Esta entrada fue publicada en barranquismo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Aigüeta de Eriste (tramos III y IV) con buen caudal

  1. Anónimo dijo:

    Caudal más alto de lo que lo has hecho antes bien, pero definir caudal alto a como iba este fin de semana del 14-15 de septiembre creo que no es correcto. Luego da a equívocos. Desde el puente de Tramarrius se puede calcular bien por cuanta agua le pasa al tobogán derecho, y en estas fechas es poca, mínima. Saludos.

    • manupirineos dijo:

      Gracias por la corrección, lo tendré en cuenta. Si como dices ahora iba en caudal mínimo, significa que las veces anteriores iba minimísimo 😉 El detalle de los toboganes de entrada lo conocía, pero como digo, siempre lo había hecho con menos.

  2. Monica dijo:

    En el “rappel del ojo” lo importante rs dejar:
    O la cuerda justa
    O la cuerda corta para que cuando llegues al agua los aparatos quedem libres y no de problemas a la hora de dejar libre la cuerda.

    • manupirineos dijo:

      Cierto, me he saltado decir eso, ya lo daba por hecho, puesto que con la técnica actual, ¿cuándo no se deja la cuerda “justa” y con más razón en situación de aguas vivas? Sin embargo no tenemos por costumbre alargar la cuerda de recuperación, y en este caso considero que es importante decirlo. Gracias por la aclaración 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s