Riu Glorieta, entretenido descenso para grupos

A hora y media de Barcelona existe un barranco entre Alcover y Mont-ral que pese a no tener un carácter muy encajado ni tener un marcado atractivo deportivo encuentro que es una magnífico lugar para realizar descensos de iniciación.

Su nombre ya llama la atención, porque no se llama “barranco de” ni “cañón de” ni “garganta de“, sinó que se llama Riu Glorieta (riu es río en catalán). Así que su propio nombre ya nos pone en advertencia. Es un curso de agua en roca pero de carácter muy abierto. Pese a ello, se encuentran ingredientes suficientes para salir complacido tras su descenso, y lo demuestran las caras y los comentarios de los grupos que han coincidido conmigo.

El domingo pasado tuve un grupo que buscaban un descenso de iniciación, y les propuse este descenso. Se sorprendieron de que hubiera un barranco en la comarca de l’Alt Camp. La aproximación se hace un poquito larga, me gusta el acceso desde Alcover, pero hay una buena hora y media hasta la entrada. La opción desde Mont-ral es posible, pero entonces toca hacer la vuelta al coche cuesta arriba.

Agua siempre, temperatura del agua fresca o fría, mucha vegetación, tres rápeles obligados, badina para practicar saltos, algún salto que disparará la adrenalina, (ningún salto obligado), numerosos pasos por agujeros, constantes chapuzones, paisaje de verde a muy verde, cascadas para emmarcar.

En fin, no me enrollo más, dejo el enlace a unas pocas fotos para matar el hambre, pero animo a que no os quedéis con las ganas: juntad un grupo y avisadme, que nos vamos 😉

Fotos Glorieta 9 sep 2012 (facebook)

Anuncios
Publicado en barranquismo | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Barranco de Literola inferior

Por fin, se acabó la temporada! Tras los días de trabajo sin descanso, llega el primer día libre, y nos vamos… al barranco de Literola!! Este año, y pese a esa aureola de pesadumbre que se contagió a principios de verano motivada por la crisis la crisis la crisis, al final, y coincido con mis compañeros de profesión en Ainsa, hemos trabajado como otras temporadas.

Esta vez me acompañan dos amigos de Barcelona: Victor G. y Oriol A. que han venido a barranquear el fin de semana. La intención es ir prontito y realizar el descenso integral, aunque ya intuimos que el pequeño tramo superior no debe ser muy estético.

Llegamos pronto a Benasque y seguimos conduciendo por la carretera, mientras, al final del valle, vemos que se agrupan unas nubes. En la previsión no se indicaban lluvias, así que vamos tranquilos. Llegamos al puente sobre el barranco Literola, y, al salir del coche, unas ráfagas de aire bajo un cielo encapotado nos dan la bienvenida. El frío hacía mella. Era tan acogedor que preferimos quedarnos dentro del coche a meditar. En esa meditación nos planteamos seriamente dar marcha atrás e ir a descender el Eriste. Al final, con esos ánimos de aventura, de saber que vamos a tener frío pero nos da igual porque vamos a conocer un descenso nuevo, nos decidimos a arrancar. Eso sí, ya sólo nos planteamos el Literola inferior.

La aproximación es bastante corta, menos de media hora, incluso dudé que hubiéramos llegado tan rápido. Poco después de salir del bosque, llegamos a un claro, superamos unas pequeñas pendientes con unos cercados de piedra y en cuanto vemos que se puede acceder al río, hay que entrar. Tomábamos como referencia un hipotético puente que daría inicio al descenso. Lo encontramos, pero lo hubiéramos encontrado mejor si hubiéramos buscado una pasarela.

Bien! Comienza el descenso, y comenzamos esquivando el agua como unos campeones. El ambiente no nos invitaba ni a pararnos ni a mojarnos. Tanto es así que cuando llegamos al primer rápel (10m), lo destrepamos. El siguiente ya no, encadenamos tres rápeles muy seguidos (10m, 15m y 11m). Y nos volvemos a destrepar otro rápel (9m).

Cabe decir que el caudal no era bajo, sinó lo siguiente. Estamos a final de verano, que es cuando solemos encontrar buenas condiciones para descender el Literola y no tener problemas con el caudal, pero este año al haber sido tremendamente seco (tanto el invierno como el verano), el Literola está anormalmente bajo. Eso nos ha ayudado a afrontar algunos destrepes que probablemente con más agua no sean posibles. A parte del caudal, me ha sorprendido el paisaje del barranco: no lo encuentro bonito. Muchos troncos, badinas poco trabajadas, en general un recorrido muy irregular…

Otro destrepe más, y llegamos a la cabecera del siguiente rápel, el primero de la zona más estrecha. 15m de rápel que se deben instalar desde el final de un pasamanos. Desconozco quien instaló la cuerda, pero deduje rápido que no tenía mucho material para instalar el pasamanos. Si alguien repite el barranco, que lleve a mano algún maillón pensando en fijar la cuerda a los puntos intermedios. Nosotros al final, y viendo que podíamos bajar directamente sin hacer el pasamanos, eso hicimos. Atención! Desde este punto el rápel es algo más largo, no lo calculamos porque usamos una de 50m y sobró, pero contad con ello.

Este rápel se salva. Es bonito, vertical, y si se puede hacer desde el inicio del pasamanos te hace entrar en un canal por donde cae el agua con mucho ambiente.

Después volvemos a lo mismo de antes. Destrepamos el siguiente rápel (9m), y rapelamos el último (16m). Enseguida encontramos un hito que nos indica que aquí no hay más que hacer, trepamos a la derecha como podemos y en un momento llegamos al coche.

Como resumen, es un barranco corto y poco bonito, excepto un rápel, que si tiene poquito caudal y se está por la zona sirve para complementar la estancia, pero si tiene caudal las cosas son muy diferentes.

R5(15m/20m) rápel estrecho y verticalPrimeros resaltes y pozasDestrepesR3(15m)R4(11m)Resaltes
Paisaje dentro del barrancoInicio de rápel R5(20m)Tras el rápel estrechoÚltimo rápel R8(16m)
Publicado en barranquismo | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Barranco de La Larri superior, en Pineta

Últimos días de julio, y lo que menos esperábamos era que nos íbamos a encontrar todos los compañeros de la misma oficina de guías con el mismo día de fiesta. Algunos deseando poder descender La Larri, otros con la integral del Eriste en mente, en fin, nos decantamos por La Larri pensando que el próximo día sería Eriste.

Al final nos juntamos tres guías de TT-Aventura, otro guía que este verano trabaja en Broto, y una amiga de la zona. Madrugamos un poquito, pero no demasiado, y ponemos rumbo a Pineta, donde ya debemos pagar tarifa de aparcamiento.

La aproximación es larga, y no dura menos de dos horas y media. Alcanzar los llanos de La Larri, y después atravesarlos, es llevadero. Se tiende a pensar que lo peor ha pasado, o que lo que queda no va a ser tan duro, pero sí lo es, se hace largo y la impaciencia aflora. Por suerte las vistas cada vez son mejores sobre Pineta, y sobre la norte del Monte Perdido al que aún se le atribuye ese glaciar dividido, y cada vez menos extenso. La satisfacción que se siente ya se hace merecedora de la caminata.

Por fin llegamos al punto de inicio, y comienza la aventura. Un primer rápel de 50m por una rampa donde el agua salpica por doquier. Ya comenzamos mal, porque en el primer rápel se nos queda la cuerda más corta de lo esperado y acabamos montando una cordelette con otra cuerda de más distancia de la esperada. No pasa nada porque llevamos metros de sobra, pero nos preocupa de cara al otro rápel de 50m a mitad del descenso. Otro rápel cortito, 15m o algo más, y un tercer resalte que bajamos destrepando por la izquierda. Fin del primer tramo.

Caminamos un poquito y alcanzamos la segunda sucesión de rápeles, muy seguidos, con mucho ambiente, pozas de agua transparente. En algunas instalaciones debemos montar pasamanos (todos ellos sencillos sin puntos intermedios). El colofón es el último rápel del tramo que son 25m y parte del descenso en el interior del caño de agua.

Tramo nuevamente abierto y que nos conduce a un caos bajo una bóveda. Buscando bien no hace falta sacar la cuerda. Hasta que, eso sí, llegamos a un rapelín de 8 ó 10m previo al rápel de 50m. Alcanzamos la cabecera del rápel de 50m, que por no crear expectativas, sólo diré que probablemente sea del que más nos acordemos. El ambiente es total. Seguimos, alcanzamos otro rápel, y volvemos a salir a cauce abierto.

Superamos bloques, y llegamos a un resalte con instalación que se puede destrepar por la izquierda. Y alcanzamos, ahora sí, y con cierta pesadumbre, el último rápel del descenso, con pasamanos, y nuevamente buen ambiente.

Al final, 3 horas dentro del barranco, hasta se nos ha hecho corto. Pero tenemos batallitas para unos días, y quizá el recuerdo del descenso nos ayudará a afrontar los sucesivos días de trabajo que nos vienen encima.

Última cascadaComienza el descensoSegundo rápelEl agua salpicaRápelesInstalando
Algún resalte pequeñoAquí salpica mucho!DescendiendoEn el aguaQue baje el siguiente!Rápel acanalado 1/4
Rápel acanalado 2/4Rápel acanalado 3/4Rápel acanalado 4/4Rápel de 50Aquí llueve!!Rápel de 50
Bajo la lluviaRápel de 50Rápel de 50Otro rápel másÚltimo rápelÚltimo rápel
Publicado en barranquismo | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Escalada en Olvena, Frixis

Tras varios veranos trabajando en Ainsa uno se acostumbra al día a día, y al final, barrancos y más barrancos, y lo más raro que puedes esperar es guiar en una ferrata o una excursión. En esta ocasión me sorprendieron en la oficina de guías diciéndome que había una familia a la espera de saber si podían realizar una vía de escalada.

Enseguida conocí a la familia, una familia belga que estaba veraneando un año más en Ainsa. Los interesados eran la mamá y el chico de 18 años. Los dos llevaban un año escalando en salas indoor, y tenían ganas de escalar en roca… y algo más largo de lo habitual, claro.

El Sobrarbe tiene vías de roca para exportar, pero no me veía yendo con estas personas a Ordesa. Así que siendo previsor propongo ir a Olvena. Qué casualidad que el año pasado me dejé caer por allí en varias ocasiones. La vía la dudé un poco entre Frixis y Axterix, pero por la insistencia en que debía ser una vía de máximo V grado, preferí decantarme por la Frixis, ya que recordaba que la Axterix tenía algún paso algo más duro.

Al día siguiente y de buena mañana para evitar al máximo el calor, nos ponemos en marcha. El día despierta nublado, lo que no deja de ser un buen presagio. La pared del Santo Cristo en Olvena tiene un entorno precioso: el congosto, las crestas, el puente, la propia pared, lástima que la carretera lo afee un poco.

Me pongo en cabeza, y comienzo a escalar. El primer largo era tal como recordaba, diedrito en diagonal, fácil, y luego atento para subir un paso vertical y enseguida hacia la derecha hasta una terracita. R1 cómoda.

El segundo largo se dirige a una concavidad bajo una barriga. Hay que seguir una serie de fisuras protegidas por chapas y clavos. R2 bajo la barriga y colgada.

El tercer largo tiene dos opciones: la que ya conocía, subir hacia la derecha donde se ve otra reunión y torcer a la izquierda superando la barriga por el lateral, o bien, escalar la barriga por una línia de chapas que la supera por el centro. La noche anterior había estado estudiando la reseña de Luichy en su página lanochedelloro, y me llamó la atención esta salida. Teniendo mal recuerdo de la primera opción, me decanto por la segunda, y me encanta. Enseguida se supera la barriga, un jardincito y R3 cómoda.

Mamá e hijo van superando largos, el chico está encantado, y la mamá creo que si de repente hubiera aparecido una puerta en la pared la abría abierto y habría entrado sin preguntar qué había detrás. Aunque sólo por los comentarios por lo bajini de “qué miedo” en realidad aguantó el tipo y no dio muestras de querer bajar.

Por fin un largo evidente, recto y por fisura, algún paso fino pero factible. Algo duro para ser V+, imagino que es 6a. Otro jardín grande y R4 cómoda.

En el largo 5 me equivoqué en la anterior ocasión. El principio está claro, por el diedro de la derecha, muy entretenido, y donde hay pocos seguros… Cuando se acaba el diedro, hay que superar un paso con la idea de seguir por unas chapas que siguen hacia arriba/izquierda. El año anterior, creyendo que esas chapas eran de otra vía, nos salimos hacia la derecha, a terreno desconocido. Esta vez, fácil, y R5 colgadilla.

Ya está, empieza el último largo, ya que no me entretuve en hacer un largo de 20 y otro de 30, sinó que subí cada vez por terreno más fácil hasta alcanzar una cresta, y enseguida la instalación de la ferrata de Olvena.

Fantástico, una buena aventura, y una gran satisfacción para los participantes, que habían conseguido llegar al final de la vía. Al final se destapan las nubes y el lorenzo comienza a apretar, pero ya estamos fuera de la pared. Ahora ya seguiremos la ferrata hasta arriba y bajaremos andando.

En resumen es una buena vía para empezar a hacer largos, aunque tener que colocar algún friend ocasional no hace que sea la mejor indicada. Para personas como los que escalaron conmigo Ainsa, es perfecta, larguita pero sin abusar, con ambiente y con sensación de aventura.

Reseña: en la página de Luichy lanochedelloro (Olvena)

Material: cintas exprés de diferentes medidas, con 8 basta. Me resultaron muy útil los Camalots 1 y 2, y también usé alguno de los pequeños, 0.5 creo.

Publicado en escalada | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Ruta panorámica en el corazón del Sobrarbe

De casualidad me entero que existe una pista “transitable” por la que accedes a los niveles superiores del cañón de Añisclo, pudiendo dejar el coche muy cerca de las Sestrales, y bien dejado atrás el Castillo Mayor. Es una forma muy cómoda de poder cambiar el punto de vista sobre el cañón de Añisclo, y de ver de muy cerca las altas cumbres del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

El camino comienza en el collado de Plana Canal, y toma rumbo oeste por una pista bien marcada. Al principio no muestra grandes sopresas, excepto que las múltiples flores de los pastos del Parque hagan acto de presencia (sobretodo en julio) o que las rapaces de la zona se alcen lejos y cerca de nuestro caminar.

La pista se coloca paralela al borde del cañón, dejando entrever la envergadura de las dimensiones que nos rodean. De pronto el Monte Perdido hará su aparición, custodiado por la Soum de Ramond y la Punta de las Olas.

Poco después del refugio de San Vicenda la pista desaparece y seguimos por un camino. Las vistas sobre el cañón se convierten en vertiginosas. Alcanzamos el Paso Foradiello, donde no tenemos intención de seguir, ya que buscamos un circuito fácil y circular. Pero la sensación de vértigo se deja notar en el ambiente. Damos media vuelta y nos encaramos sin camino trazado a Cuello Viceto, mientras somos observados con gran atención por el Monte Perdido.

La subida se hace progresivamente pero notamos que hacemos algo de trabajo. En el cuello Viceto se nos descubre todo el horizonte este del Sobrarbe: el macizo del Cotiella, la Peña Montañesa, el Castillo Mayor… a nuestro alrededor el circo donde nace el río Yaga, y a nuestros pies el valle que acabará formando la Garganta de Escuaín (y la de Mirabal). El lugar es una buena atalaya donde bien merece la pena de tomar un respiro y observar.

A partir de aquí, ponemos rumbo sur, rodeando las pequeñas lomas que tenemos al alcance, y recortando las distancias para llegar a nuestro punto de inicio. Poco a poco irá descubriéndose a nuestra espalda la Sierra de las Sucas, cuyas cimas se mantenían ocultas desde Cuello Viceto.

Lo más sorprendente ya lo hemos visto, pero seguirán apareciendo algunos elementos geográficos que no habíamos visto, como el pantano de Mediano, o el Taillón. Para finalizar tomaremos una última ladera de bajada donde pasaremos muy cerca de unos erizones, en nuestro caso, en plena floración.

Si los paisajes no acaban de convencerte quizá lo hagan los lirios pirenaicos, o la menos frecuente edelweiss, que serán compañeros de camino.

Si te gustan las aves, nosotros conseguimos avistar alimoches, buitres leonados y halcones… algunos bastante próximos. No dudo que sea posible ver también al quebrantahuesos, aunque nosotros no tuvimos esa suerte.

P7160072P7160073P7160075P7160079P7160081P7160083
P7160087P7160098P7160102P7160111P7160116P7160124
P7160125P7160126P7160127P7160132

Si quieres realizar el recorrido guiado/interpretado para un grupo o para tu familia y aprender de todo lo que veamos y encontremos, sólo tienes que ponerte en contacto conmigo. Si eres autónomo y quieres realizar el recorrido por tu cuenta, puedes descargarte el track para GPS.

Publicado en senderismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Riu Glorieta en una salida formativa

Reseña barranco río Glorieta

R: rápel, r: resalte, b: badina, S: normalmente salto, rE: resalte equipado (un sólo punto de anclaje)

 

 

Publicado en barranquismo | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Corredor Esquerra, en el Pic del Mig de la Tallada

Por fin se alinearon nuevamente los planetas y pude replantearme el recorrido de este corredor. Salgo de Bcn en compañía de Alex M. aunque en el mismo viaje aprovechamos una ascensión con esquís de montaña al Port de Vielha, y hacemos noche en el refugio de Conangles. El día de la ascensión madrugamos y nos ponemos rumbo al valle de Molières.

Empezamos a caminar de noche. La aproximación hace que poco a poco la pereza acabe desapareciendo y nuestro cuerpo se active y se prepare para la jornada de hoy. A medida que avanzamos las ganas aumentan. Va clareando y vamos vislumbrando la cara norte del Pic del Mig de la Tallada con sus dos corredores característicos bien marcados, el de la izquierda, y el inserso. Tenemos delante una cordada que ha madrugado más que nosotros, pero vemos que se dirige a la base del pic Feixant. Nosotros subimos un gran cono para superar el contrafuerte, esquivando algunas concavidades que se adivinan susceptibles a tener relación con aludes. En la ladera superior del contrafuerte atravesamos a izquierda en dirección a la entrada de nuestro corredor.

Subimos tranquilos, ya que aunque ha nevado recientemente, vemos que en las zonas más empinadas, la nieve está dura, y sólo hay acumulaciones recientes en zonas bajas y cóncavas.

La entrada del corredor se presenta fácil así que entramos sin sacar la cuerda, y avanzamos abriendo huella hundiendo los pies en la rampa de nieve. Vamos a superamos un primer pequeño resalte, pero preveyendo que la cuerda será necesaria enseguida. Nos encordamos y vamos por faena. Superamos el primer resaltito, montamos primera R, y tomo el relevo preparado para el primer largo difícil. Me encuentro ante un diedro en rampa, pero bastante vertical, con algún rastro de hielo de poco grosor. Debo combinar el piolet con las manos, y los apoyos de los crampones se combinan sobre hielo fino y sobre fracturas de la roca. Tenemos la ayuda de una cinta fijada a un pitón, y voy asegurando en la fisura de la izquierda con lo que puedo. Con cierta tensión supero el resalte y alcanzo una zona donde veo ideal montar nuestra R2. No es fácil, por la izquerda la roca se descompone, por la derecha ya me pongo en una zona vertical y menos protegida. Limpiando el terreno, acabo por encontrar una buena fisura en una roca tapada por la nieve. Por fin, puedo montar, aseguro a mi compañero, y Alex M. me toma el relevo.

Alex M. entra en una canal inclinada con ciertos resaltes y escasa de nieve y hielo, llega al final y monta la R3, realizando un largo largo.  Le alcanzo, y nos alegramos, puesto que los pasos más difíciles ya los hemos superado, sin embargo hemos dedicado más tiempo del previsto.

A continuación nos esperan 4 largos de predominio de rampas de nieve muy compacta con  resaltes de roca, alguno incómodo de superar. En cada largo apuramos la longitud de las cuerdas, montando reunión con lo que encontramos o podemos, algún pitón aislado nos complementa el trabajo.

Se nos está haciendo tarde, y deberíamos estar cerca del final, me toca abrir y avanzo de nuevo por rampa de nieve compacta, alcanzo la goulotte justita de hielo/nieve pero factible de realizar, y ya ensamblando subo hasta la arista de salida. De dos enormes bloques de piedra, escojo uno de ellos para montar la reunión, el otro no está fijado y al forzar se mueve. Sube Alex M.

Le toca a él abrir el terreno de arista hasta la cima, pero preparando el cambio muevo sin querer el bloque inestable y se inclina hacia mí. Lo detengo, pero me resulta imposible alzarlo nuevamente para colocarlo en su situación original. Sabiendo que no viene nadie detrás nuestro, la única solución parece dejarlo caer en dirección al corredor. Intentamos apartar la cuerda para que el bloque al caer no la arrastre, pero no lo conseguimos, dejo caer el bloque que pasa por encima de la cuerda e intento minimizar la presión sobre la cuerda dejando que pase por encima de mi pierna. El bloque cae llenando el aire de un olor característico que recuerda a la pólvora.

Seguimos nuestra progresión, y cuando estoy asegurando a Alex M. descubro que una de las cuerdas que estamos usando está fantásticamente bien dañada por el paso de la roca. Acabamos el ascenso realizando ensamble, alcanzamos cima, y rapelamos para alcanzar la ladera sur con la única cuerda sana.

Las laderas tienen bastante nieve, y optamos por dejar distancia de seguridad. En algún momento la nieve nos habla con algún wumf aislado pero tenebroso, por suerte la cosa no pasa de ahí. A partir del collado de descenso ya parece que las dificultades se relajan. Durante el descenso nos alcanzará la oscuridad, nos iluminará la luna llena, y por fin llegaremos al coche a las 20h de la tarde.

Una gran jornada y un buen itinerario, que deja un buen sabor de boca. A nosotros, sin embargo, nos costó una cuerda.

Publicado en alpinismo | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Otra vez Cambre d’Ase…

Si es que cuando uno se acomoda, le da pereza hasta pensar… ya no digamos coger el coche y hacer kilómetros a buscar líneas de nieve desconocidas. Bueno, el problema era que más que coger el coche a buscar líneas desconocidas, hubiera sido coger el coche hacia líneas de dudoso estado… aunque más bien tirando a pobre. El frío siberiano parece tocar a su fin, y los días de cascadas de hielo en cada curva de la carretera han marchado tan fugazmente como llegaron. Pese a las temperaturas gélidas, y pese a una buena nevada el primer fin de semana de febrero, las cumbres siguen igual de desnudas como durante todo el invierno… ¿o quizá más?

El caso es que Sergio M. se apunta un día festivo suyo para escaparnos a desoxidar los piolets y los crampones… ¿que a dónde nos vamos? Cerca de casa, a Cambre d’Ase. Que las cosas siguen yendo bien por allí.

El corredor, pues no sabemos, como siempre. Apuntamos hacia el corredor Gigoló, pero ya veremos. Queremos algo fácil porque el reciente recuerdo del largo retorno al coche de la última ocasión, nos convence de ir con esquíes, y no queremos complicaciones excesivas para las botas de esquí de montaña.

Foqueamos lo que podemos, y al final del último telesquí (que no está en funcionamiento), seguimos a pie. Las 2 horas y media de rigor no perdonan, y nos situamos en los conos de nieve a pie del circo de Cambre d’Ase. La nieve está durísima, y no veo diferencia en cantidad de nieve a la última vez que pasé por aquí, hacía cerca de un mes, pese a haber nevado.

Cambre d'Ase

Cambre d'Ase

Ponemos rumbo al corredor Gigolo dejando los esquíes junto a una roca, y de momento no sacamos la cuerda.

Llegamos a la entrada del corredor, hay un pasito estrecho por encima de una roca, pero se alcanza bien la nieve que sigue ofreciendo una gran confianza. Rampa de nieve, y otro pasito sobre algo de roca… pero ídem al anterior, con los crampones y piolets, ni se toca. Con eso no hemos sacado ni la cuerda. Bueno, decidimos que si se pone feo la sacamos. Seguimos subiendo y llegamos a un resaltito ahora sí, donde tenemos que apoyar los crampones sobre la roca, pero con los piolets llegamos a la nieve superior y no ofrece mucho problema. El corredor va ganando ambiente poquito a poco. Se estrecha y se pone más vertical. Las vistas sobre la Cerdanya francesa son espectaculares, aunque ya las hemos visto en otras ocasiones, no dejan de llenar el alma.

Al poco, parece que llegamos al final. La rampa se endereza, y se forma una cornisa de nieve sobre un embudo que cierra el corredor. Los últimos metros son los más verticales y no hay que perder concentración, pero la nieve sigue estando en estupendas condiciones. Alcanzamos la salida por unos pasos sobre roca.

Nada más, otro recorrido más en la mochila, perfecto para realizar iniciaciones a itinerarios en corredor, siempre que la nieve esté en condiciones parecidas. Y la cuerda… ¡al final no salió de la mochila! Vaya tela, bueno, otra vez será.

Esta vez, el descenso a pie sólo es hasta alcanzar las pistas superiores donde llegan los remontes. Aprovechamos el descenso sobre esquíes para añadir una guinda a la jornada.

Lástima que con las ganas de subir, y al no tener ratos de descanso al asegurar a largos, no hemos sacado ni la cámara… sólo tenemos la foto anterior, y que encima, hicimos cuando ya volvíamos.

Canales Cambre d'Ase

Canales Cambre d'Ase

Publicado en alpinismo | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Boy Roca a la trompa de l’Elefant

Teniendo ganas de roca, y temiendo el frío que se avecina en las previsiones meteorológicas, me busco un compinche y le propongo de subir a la trompa de l’Elefant, por la Boy Roca. Alex M., está disponible y con ganas, así que, no se hable más!

Estamos en unos días que las temperaturas están bajando, acompañadas de un solidario viento siberiano, que días después dará lugar a condiciones que darán que hablar.

Sin embargo la previsión para el día D (31 de enero de 2012) era de cielos claros, así que, aunque haga algo de frío, esperamos que el sol contrarreste. Otro sin embargo, y es que llegamos al párquing del monasterio de Montserrat con el cielo algo tapado. El frío nos da la bienvenida y nos invita a coger el coche y dar la vuelta. Sólo en los escasos minutos que acabamos de preparar la mochila en el párquing se nos entumecen las manos por el frío. Pensando que será cosa del momento, comenzamos a caminar.

Elefant, Momia y Momieta

Elefant, Momia y Momieta

El único seguro del primer largo

El único seguro del primer largo

La proximación nos ayuda a entrar en funcionamiento y a prepararnos para la escalada. Es un día algo gris aparte de frío. Casi no encontramos a nadie más, ni por el camino, ni por las paredes. Llegamos con buena hora a St Benet, y ya vemos nuestras conocidas rocas.

Acompañados nuevamente por la reseña del señor escalatroncs, que se curra la información, comenzamos la escalada. Comienzo el primer largo, que pese a su baja dificultad no deja indiferente… 30 m de escalada en rampa fácil pero de presas finas sin ningún seguro, ¡qué bien! Lo mejor para el frío. Encuentro por fin el único parabolt del largo, y por fin, la reunión, y es que en Montserrat los seguros se mimetizan como los camaleones.

Alex M., abre un largo bastante más disfrutón y mejor protegido, en un suspiro llega a la R2, y subo a su alcance.

Segundo largo

Segundo largo

Me toca, por expresa petición, el conocido largo clave de la vía, hoy en día reequipada, y que resta mucha exposición que tenía la vía (podéis encontrar mil y una historias de miedo que hablan de los buriles de este antiguo largo de artificial equipado). Ahora ya se puede hacer en libre, zigzagueando por la pared alrededor de los parabolts. Mi intención era ésa, probar el 6a+ que dicen que sale, pero el frío del día me hace detenerme en varias ocasiones, acabo por ayudarme a descansar en las cintas, para recuperar la temperatura en las manos, y al final acabo usando el estribo, y diciéndome que ya vendré en primavera a hacerlo con más calma. El largo se me hace largo pero al final alcanzo la R3.


La última tirada

La última tirada

Alex M. me alcanza con una facilidad pasmosa, y abre el L4 que se convertirá en el último, ya que alcanzará la cima del tirón. Este último largo sólo tiene 4 parabolts, bastante estratégicos para no perder la línea por la pared, y realmente más de lo que esperábamos en St Benet.

En la cima nos recibe con euforia el viento siberiano que parece alegrarse de vernos allí. Por el contrario nosotros sólo tenemos ganas de bajar. Hacemos cima en el Elefant, y bajamos de prisita por el caminito de descenso a pie.

Cima de la Trompa de l'Elefant

Cima de la Trompa de l'Elefant

Una bonita vía para disfrutar en libre, y hoy bien asegurada, excepto el primer largo en el que hay que andarse con ojo. Espero repetirla con buena temperatura.

Publicado en escalada | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios

Corredor Eclair o Bougnagnas… o…?

Este es un invierno algo atípico, y esta frase es bastante típica. Hace muchos inviernos que recuerdo decir u oir que ‘qué raro es este invierno’. Si nos paramos a pensar, ya no sabemos si es que hay alguna lógica para los inviernos o sencillamente lo único común es que son diferentes…

Sin querer entrar en filosofías, Didac, compañero de piso en la Cerdanya (pero que nos conocemos hace añicos ya) me propone una salida alpina. Poca nieve tenemos, la poca que hay, es dura, eso nos viene bien, pero tenemos que mirar dónde encontrar la suficiente. Este año comenzó bueno para el Pirineo Oriental, y en el macizo del Puigmal y Canigó comenzamos teniendo buena base. En el Canigó se han hecho itinerarios que no se repetían en años.

Lo cercano es Cambre d’Ase, y según nos cuentan los asiduos a infohielo.com, hay condiciones para escoger. Sin tener claro el itinerario, nos decidimos a ir a Cambra d’Ase, con crampones, piolets y cuerda, y una vez allí decidiríamos.

Subimos desde St Pierre dels Forcats, y encaramos una pista de esquí que no tiene nieve, alcanzamos el Pla de Cambre d’Ase, y seguimos la línea del telesquí que parte de allí (que nunca he visto en marcha). La traza está marcada: entramos en el bosque, y torcemos a la izquerda para subir por una especie de canal nevado. La nieve está dura y la progresión con crampones es suficiente. El circo de Cambre d’Ase parece cerca pero nunca llega. Tenía el recuerdo que la aproximación era más corta. Tardamos más de dos horas en plantarnos al pie del circo.

Circo de Cambre d'Ase

Circo de Cambre d'Ase

Miramos las canales, y la idea es que si nos da tiempo, poder hacer un par de ellas, así que escogemos una de las más fáciles: Éclair, esperando acabar pronto. Como interesa recordar maniobras con cuerda, nos encordamos y entramos en el corredor. Me toca empezar superando un tramo de mixto más fácil de pasar de lo que parece: una rampa de roca y nieve dura que supero a izquierdas y entro en una canal muy visible. Monto R y sube Didac.

Entrada del corredor que tomamos

Entrada del corredor que tomamos

Didac toma la cabeza, y progresamos en ensamble con seguros intermedios, hasta que se le acaban los friends y monta otra R. El corredor no presenta grandes complicaciones, pero tiene pasajes bonitos.

Tras el primer resalte

Tras el primer resalte

Me vuelve a tocar pasar delante, y progreso por lo evidente, algún paso estrecho, alguno algo más vertical, pero creo que nada supera los 55º, hasta alcanzar una repisa de nieve bajo una roca enorme. Aplico ingeniería para instalar una R, y teología, puesto que hay que tener algo de fe. Sube Didac, que tomará la delantera, y que deberá disfrutar de la salida.

Didac sale rodeando el bloque por la izquierda y se toma su tiempo. Desde la R no lo veo, pero la cuerda se detiene mucho rato, cae alguna piedra, luego la cuerda baja, luego sube,… por fin me avisa que que ya está. Subo detrás y observo lo que podría haber sido una salida más vertical y estética, pero la cuerda me lleva a tomar otra salida más fácil hacia la derecha. En la cima me explicará que intentó salir por la parte vertical pero el terreno descompuesto le hizo ser previsor.

La pena es que entre una cosa y otra el tiempo ha volado más de lo previsto… estamos en enero, la luz no dura mucho, y no vamos a poder hacer otro corredor. Descendemos por el canal central realizando también maniobras de encordamiento.

Llegando a la penúltima R

Llegando a la penúltima R

La vuelta al coche se nos antoja interminable… nos habíamos planteado no venir con esquís para subir con nuestras botas de montaña por los corredores y no con las de esquí de montaña, pero dada la dificultad del corredor, y la distancia de retorno, valía la pena lo contrario.

En resumen, una actividad que da el pistoletazo de salida para este invierno, esperemos que puedan venir muchas más antes de que la primavera funda toda la nieve!

Pd: Días después, observando fotos por internet, me pareció que el corredor que habíamos subido era el Bougnagnas, en lugar del Éclair.

Publicado en alpinismo | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario