Descenso de Trásito superior con agua

En el Sobrarbe, ha llegado el verano con un marcado caudal de agua por encima de la media habitual, a lo que se le añade unos días de principios de julio lluviosos a causa de una gota fría, seguida de un frente también lluvioso. Por fin llega la calma meteorológica y cuando no tenemos grupos tenemos ganas de testear los niveles. Entre mis ideas priorizaba descender la garganta de Mirabal, descenso que solemos realizar a menudo con grupos, y que debía tener un nivel técnico. Tete, de la compañía de guías de Aínsa (TT-Aventura), me recomendó el descenso del Trásito superior, un descenso de numerosos rápeles y que en verano suele ir seco. Hacía 3 días habíamos descendido la parte inferior y desde el aparcamiento vimos que las cascadas del tramo superior iban secas… no confiaba que llevara agua pese a que había llovido posteriormente. Pero me dejo convencer y junto con Joan P. (que este mes está de prácticas del TD de barrancos con nosotros) nos ponemos en camino.

Decidimos realizar la actividad con un sólo coche. Dejaremos el vehículo poco después de Lamiana, junto a una granja. El aparcamiento habitual para acceder al Trásito inferior, hoy nos servirá de retorno del Trásito superior. La alegría salta cuando aún en el coche y a poca distancia del barranco observamos que las cascadas del Trásito superior llevan un buen caudal de agua. Motivados nos cambiamos rápidamente y comenzamos el desconocido camino de acceso que debemos improvisar a medida que avanzamos pero que conseguimos cuadrar.

Acceso TrasitoSuperior

Acceso Trasito Superior

Aproximación:
Volvemos unos metros por la carretera dirección a Lamiana y ascendemos por el primer sendero visible que asciende a mano izquierda (la encontramos en una curva a izquierdas) lo seguimos, dejando a izquierda un terreno de granja, y atravesando una pista,  hasta que parece desaparecer en un prado. Atravesamos al prado a lo largo, cruzamos un riachuelo, y encontramos un camino que continúa en ligero ascenso siempre hacia el este, flanqueando la ladera. Alcanzamos una loma con un gran hito desde el que tenemos Lamiana a la vista (aquí también podíamos haber dejado el coche). Torcemos a la izquierda y subimos todo hacia arriba por lo que parece un cortafuegos, del ancho de una pista. Pasamos un caseta de piedra, y seguimos ascendiendo. Llegamos a un prado vallado, lo rodeamos por la izquierda y alcanzamos una ladera empinada que debemos ascender hasta llegar a otra caseta de piedra. Ésta se encuentra muy próxima a la pista que asciende desde Tella hacia el párquing de la Cueva del Oso, de haber hecho combinación, aquí podíamos haber llegado con el segundo coche. Desde la caseta debemos buscar la manera de descender y acabar torciendo a la derecha para entrar en el cauce del barranco (40-50min).

Rápel en Trásito

Rápel en Trásito superior

Descenso:
Nos sorprendemos y alegramos de ver las instalaciones reequipadas ya que no teníamos ninguna información. El descenso empieza animado con dos rápeles de 10m en rampa, y alcanzamos un bonito rápel de 20 metros en un cortado. A continuación seguimos el cauce bajo una visera de roca y un tramo de bosque, aparecen 3 nuevos rápeles de menos de 10m. Entramos en terreno de rampa y realizamos un rápel de 10 metros, a continuación uno de al menos 24 metros (una cuerda de 48 m hipotéticamente nos llegaba algo corta en doble). Ahora alcanzamos un rápel de unos 15m en un terreno que nos parece destrepable pero que la escasa adherencia que estamos experiementando nos obliga a realizar el rápel. Alcanzamos la cabecera del rápel de 30m, una cascada preciosa que nos salpica durante el rápel. A continuación nos acercamos al rápel de 25m, donde llegamos destrepando saltándonos una instalación (desconozco la distancia). La cascada de 25 es muy bonita, y el rápel nos permite aterrizar bajo una lluvia de agua en las proximidades de la cueva de los Arnales. Desde este punto podríamos abandonar el cauce y llegar al coche por fuera. Nosotros decidimos continuar por el cauce y debemos superar un destrepe con cuerda fija de 3m, un rápel de 10m, y dos últimos rápeles que conseguimos destrepar que deben tener unos 10 metros cada uno. En pocos minutos más llegamos a la carretera.

Retorno:
Como he comentado, hemos seguido el cauce hasta alcanzar la carretera donde teníamos aparcado el vehículo. (5-10min por el cauce desde las últimas dificultades).

Cascada de 30m desde la carreteraPista en las proximidades del accesoCaseta en las proximidades del accesoGrasilla en florEmpieza el descensoR1 - 10mR3 - 20m
R5 - 7mR8 - 24mR10 - 30mR11 - 25mCueva de los ArnalesR12 - 15m
Publicado en barranquismo | Deja un comentario

Vía dels Sostres (de los techos), paret del Aeri

Hace varios años nos plantamos a pie de vía dispuestos a escalarla. Mi compañero de aquel día era Tino V. compañero asiduo de fechorías de alpinismo y roca con el que cada vez he ido coincidiendo menos. Veníamos de haber pasado algunos días escalando por el Pirineo y nos veíamos fuertes. Pero era un mal día. Tras llegar de primero a R1 y asegurar a Tino para que me alcanzara, mi compañero me planteó bajar, le había entrado un malestar serio y se veía incapaz de continuar. Considerando alguna afección en su salud (que por cierto le duró varios días), hicimos un rápel y lo dejamos para otra ocasión.

Paret Aeri

Paret Aeri

Pasado el tiempo, la vía me quedó un poco en el olvido, pero la ocasión de ascenderla se planteó de nuevo, esta vez a propuesta de Edu A. El caso es que la liamos bastante en la aproximación, y eso que tanto mi compañero como yo ya habíamos estado en la base de la pared del Aeri.

Via dels Sostres

Via dels Sostres

APROXIMACIÓN: Salimos de Sta. Cecilia y tomamos el camí de l’arrel dirección al monasterio. La paret del Aeri es la cara este del serrat del Moro, cuyo espolón ya lo vemos desde el punto de salida, así que en pocos minutos ya estaremos viendo desde el camino la paret del Aeri con su inconfundible cima coronada por unas antenas. Seguimos por el camino hasta encontrar un senderito que parte a la derecha, y acaba subiendo por una canal. Sólo se ve partir un senderito, no hay indicaciones, ni fitas (hitos). Atención, si buscando el sendero llegamos a una canal evidente que recuerda a la canal de Sant Jeroni, es que hemos llegado a la canal de Moro y nos hemos pasado. Si hemos tomado bien el desvío, ascenderemos acercándonos a la base de la EasyRider. Atentos a unos escalones y unos cables al final de la canal y a mano derecha que nos guiarán hasta la base de la pared. Seguimos flanqueando hasta alcanzar el extremo de la pared donde se encuentra nuestra vía.

L1: Arrancamos por terreno indefinido hacia la fisura que tenemos unos metros por encima. Podremos chapar algún seguro, y podremos colocar algún friend. Alcanzamos fisura, subimos, y flanqueamos poco antes de llegar al techo, con algún pasito fino y pulido. Los últimos pasos son de buenas manos y atléticos. Reunión en dos parabolts, encima de una gran sabina seca.

L2: Descendemos un poco para tomar la entrada a un diedro. Lo seguimos, buen ambiente hasta R2, al principio del gran flanqueo horizontal.

Via dels Sostres, largo 3

Via dels Sostres, largo 3

L3: Un bonito flanqueo horizontal, algún paso disfrutón y algún otro fino, podemos aumentar la protección con friends. Cuando alcanzamos el punto para superar el techo parece que llegamos a lo más difícil, pasamos, y aún tenemos un paso fino. Enseguida llegamos a R3.

L4: Seguimos el diedro que nos marca el camino. Algún parabol nos protege, pero reforzamos con algún friend. En los últimos metros las protecciones se distancian. Llegamos al jardín y podemos montar R4 en un árbol.

L5: Arrancamos desde el jardín hacia la visible fisura. Alcanzarla no es evidente, ya que encontramos un terreno improtegible y de pasos finos. Al fin, podemos proteger en la fisura y ascendemos protegiendo en la medida de lo posible. Una zarzaparrila (arítjol) dificulta un paso para alcanzar una repisa. Subimos y superamos una higuera. Justo encima tenemos R5, un lugar perfecto para descansar y asegurar, al pie de la chimenea de L6.

Via dels Sostres, largo 6

Via dels Sostres, largo 6

L6: Fantástica chimenea que podemos subir en oposición en X hasta un primer clavo, y a partir de allí protegemos a medida que veamos, combinando con algún clavo. Una vez superada la chimenea no perdemos la fisura de vista, al final del largo los seguros se alejan y llegamos a R6.

L7: Si creíamos que lo más difícil ya había quedado abajo, quizá nos equivoquemos. Seguimos el sistema de fisuras siguiendo los clavos, y nos plantamos bajo una barriga que hay que superar. Hay un taco de madera que “protege” el paso. Cuando pasamos nosotros el taco bailaba, el cordino era poco más que para atar zapatos y el Camalot más grande que llevábamos (el #3) se quedaba pequeño. Pienso que debe ser el paso más duro de toda la vía, a la par que feo, o es que no supe verlo. Superado éste el terreno se amabiliza pero los seguros escasean. Nosotros a medida que pudimos ya nos desviamos directamente a la derecha, al colladito de salida y montamos R7 en un árbol ya con la canal de Sant Jeroni a la vista.

Descenso: ascendemos a las antenas, y tomamos unas escaleras de bajada, para ir a tomar el camino de la canal de Sant Jeroni.

Material: llevábamos 14 cintas de diferentes medidas, y no las usamos todas, con 12 hubiéramos hecho. Semáforo de aliens, y camalots hasta el #3  (podríamos haber prescindido de las medidas más pequeñas, y en cambio, echamos en falta un Camalot #4 para el paso de L7). Juego de fisureros.

En sí, aunque la dificultad máxima de la vía se marca de 6a, al loro, porque hay pasos algo duros, finos o delicados con cierta distancia a los seguros. Conviene ir con el grado bien aprendido. Como largos bonitos yo destacaría el L3 por la fisura horizontal, y el L6 por la increíble chimenea.

Si salís a escalar, ¡disfrutad lo que podáis que llega el frío!

Nota: cuando hablo de pasos duros o delicados hablo en relación a la dificultad de la vía, y evidentemente es una apreciación personal, e incluso del momento, cabe decir que esta temporada he escalado con menor frecuencia de lo habitual.

Publicado en escalada | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Ven Suri Ven a la Bandereta

Agulles de Montserrat. cara oeste

Agulles de Montserrat. cara oeste

La tenía en la lista de deseos desde que un amigo me la recomendó. Entre unas salidas y otras al final encontré el día y el compañero ideal. La vía recorre la pared más imponente de la cara oeste de Montserrat. Desde su aproximación desde Can Maçana, la pared donde discurre la vía da imagen de mole compacta sin mucho relieve. Sólo se deja adivinar una línea imaginaria que marca un cambio de color en la pared que, de manera oblicua, asciende hasta alcanzar una gran fisura que será la que recorreremos en el cuarto largo.

Ven Suri Ven

Ven Suri Ven

En la aproximación seguimos la pista que parte en Can Maçana hacia Coll de Guirló, y una vez pasado éste, tomamos el desvío hacia el refugi Vicenç Barbé (hacia la Portella). Atentos porque al poco aparece un senderito que se desvía a la izquierda y entra en bosque. Hay que seguirlo por dónde buenamente nos parezca. Si todo va bien desembocamos a pie de vía.

El primer largo no da muchos problemas. Comienza vertical pero podemos proteger a poco de empezar. En unos metros el terreno discurre por una terraza cada vez más horizontal hasta que llegamos a una encina donde montaremos R1.

Segundo largo, Ven Suri Ven

Segundo largo, Ven Suri Ven

El principio del segundo largo empieza con un aleje, que podemos hacer disminuir sobre dos buriles usando un par de placas recuperables. Entramos ya en terreno de diedro donde podemos preteger a la vez que podemos usar algunos clavos. Reunión en dos parabols con chapas oxidadas.

El tercer largo se marca de 6a si se hace en libre, se recorre una fisura vertical algo mantenida y que echa un poco hacia atrás en algunos pasos. Esta cosida a clavos, así que se en los pasos más delicados se puede progresar con A0.

Acabando L3, Ven Suri Ven

Acabando L3, Ven Suri Ven

El L4 gana una fisura que se ensancha y progresamos en chimenea. Superamos algunos troncos, debiendo usar técnicas simiescas. En lo alto de la chimenea, ésta se estrecha progresivamente hacia la derecha. Hemos de seguir la grieta, y progresar por la pared de la derecha (obvio) para buscar la salida y la R4. Desde la última higuera, no hay posibilidad de chapar ni proteger.

L5, si se puede llamar así, es una trepada a la cima de l’agulla de la Bandereta.

Descenso, rápel por el lado contrario del que ascendemos con las dos cuerdas unidas hasta un collado. Desde aquí, podemos tomar el camino a pie, o realizar 3 rápeles por la pared oeste.

El material que recomiendo: selección de friends (lo más grande que instalamos fue un #1 de Camalot, los más pequeños: #0.3 de Camalot y verde de alien tampoco los usamos), 2 chapas recuperables, cintas exprés (alguna alargable) y anillos para lazar sabinas.

Al no ser muy larga y no presentar muchas dificultades es una vía bastante rápida, y, al contrario de lo que pueda parecer, en el L2 y L3 nos acompañará el vacío. Así que puede ser una buena vía cuando queramos algo de aventura pero no dispongamos de todo el día, y para escalar en las mañanas del verano o a partir del mediodía en los inviernos (sol por la tarde).

Publicado en escalada | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Aigüeta de Eriste (tramos III y IV) con buen caudal

Puente de Espigantosa

Aigüeta de Eriste tramo III

Se acaba de nuevo el verano, y ya como tradición, dedico un par de días a realizar descensos que aún no conozco. Por fechas, siempre es el mejor momento para realizar descensos de barrancos acuáticos y técnicos, puesto que encontramos los menores caudales del año a final de verano.  Este año coincido con Victor G. con quien ya he realizado variados descensos y los hermanos Marc P. y Joan P. unos jóvenes, incansables y fanáticos barranquistas en vías de dedicarse profesionalmente al mundillo barranquista.

Primer rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Primer rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Las expectativas se plantean en torno a Aigüeta de Eriste integral, y Gorgas de los Galantes. De Gorgas de los Galantes no tenemos información de que se haya realizado este año, y tras comernos la 1h20 de aproximación para llegar a la cabecera y valorar el caudal y ver lo que queda de las instalaciones, decidimos no descenderlo, así que lo quitamos de la lista estos momentos.

De Aigüeta de Eriste nos decantamos por el tramo medio e inferior, o tramos III y IV, o dicho de otra manera, desde el puente de Espigantosa hasta el pueblo de Eriste. El tramo IV lo conocemos bien, y apetece conocer el tramo III. Sabemos que el caudal es alto pero hace días que se está descendiendo.

Primer rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Primer rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Nada más entrar corroboramos que el agua va con fuerza. Avanzando por tramo de río abierto, cualquier pequeño destrepe junto al agua lo debemos descender con cuidado. En unos minutos llegamos al puente de Espigantosa, ¡vaya! hemos entrado bastante antes. En pocos minutos llegamos a la primera cascada que debemos descender en dos rápeles, ambos con su correspondiente pasamanos. El caudal es alto, el ruido del agua nos deja hablar sólo si estamos uno al lado del otro, y el ambiente es total. El primer rápel nos deja en una pequeña badina donde el único color visible es el blanco. El segundo rápel nos deja en la base de la cascada donde una vez en el agua la corriente nos aleja con fuerza.

Segundo rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Segundo rápel Aigüeta de Eriste tramo III

A partir de aquí, tramos abiertos con algún tramo encañonado bonito pero no espectacular, donde sobretodo caminamos, y unas pocas cascadas rapelables, alguna de ellas saltable. Sin mucho más, llegamos al puente de Tramarrius. La verdad, esperaba algo más de este tramo.

Comienza el tramo IV, que ya conocemos y podemos hacer con agilidad. Probamos el tobogán bajo el puente, y comprobamos como la corriente nos hace dar alguna vuelta bajo el agua. Continuamos y accedemos al pasillo por el rápel de la izquierda, que está espectacular blanco y feroz, pero podemos progresar por él sin necesidad de montar pasamanos. Llegamos al rápel de 25m, donde el agua salta por doquier, precioso. Saltito pequeño, trepada a izquierda, salto de 8m, y salimos de la zona engorgada, la más bonita del descenso.

Segundo rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Segundo rápel Aigüeta de Eriste tramo III

Continuamos y nos entretenemos un rato en el tobogán de 8m, que empuja con fuerza y nos hace dar alguna vuelta bajo el agua, y otro rato más en el tobogán de 25, que hay que calcular bien, pues según el punto de salida nuestra trayectoria sale de la línea recta y nos encontramos haciendo algún salto sobre los márgenes… ¡glups! Abajo la badina es grande y abierta, la corriente nos escupe hacia fuera pero la fuerza hace que demos algún volteo bajo el agua.

Ahora ya llegamos al último rápel de 25m, al que siempre he llamado el rápel del ojo. La reunión está a la izquierda del agua, que baja por la derecha, choca contra una esquina y la corriente salta a la izquierda donde vuelve a chocar con la roca y de ahí hacia abajo. La cabecera del rápel está montada para rapelar justo bajo el agujero (el ojo) que deja el chorro de agua cuando salta de lado a lado. Hoy, más que agujero es una cortina de agua débil. Requiere tumbarse en la roca y bajar bien pegadito a la pared, pero con confianza no da problemas. También se puede toboganear. En este rápel es de suma importancia comprobar que nuestra cuerda de rápel y de recuperación no se crucen, que se pueda recuperar bien, y que la cuerda de recuperación sea más larga que la longitud del rápel, ya que, si se nos queda colgando en la base de la cascada podemos tener problemas para acceder a ella según el caudal. Hoy es el caso. Ambiente total durante el rápel y en la badina. [Evidentemente, además, si os habéis formado bien, sabréis que la cuerda de rápel debe llegar justa o un poco por encima del nivel del agua].

Después de esto, unas pozas con algún tobogán, tres últimos resaltes, a caminar por el cauce, y al coche, donde nos espera una buena comida.


NOTA: Por comentarios recibidos, debo corregir y dejar constancia: el caudal NO era alto, nos lo pareció puesto que nunca lo habíamos descendido con tanta agua, pero parece ser que era bajo. ¡Vaya chasco! 😉

Publicado en barranquismo | Etiquetado , , , , , , , , | 4 comentarios

Esa magnífica mole de piedra, la Peña Montañesa

Desde Aínsa es la mole dominante. Sus altas paredes anaranjadas y grises, propio de la roca calcaria, cautivan la vista. No digamos cuando coincide un atardecer de aquellos que la luz del sol se alía con mágicas condiciones atmosféricas y la propia pared parece emanar luz naranja. El entorno es el hogar perfecto para rapaces y aves de roquedos. Para el senderista es un terreno de fuertes desniveles, donde las fuentes escasean y hace calor, pero el vacío es cautivador. Para los escaladores es aún más, aventura de la buena: aproximaciones perdedoras, escalada dura, de aventura y autoprotección.

Veranos y veranos he pasado trabajando en Aínsa y, aunque siempre en mente, no había ascendido aún a la cima más alta de la Peña Montañesa. Sí que tuve una oportunidad, que quise aprovechar cuando vino a visitarme Carles S.C., compañero y amigo de mis tiempos universitarios. Escogimos un mal día en septiembre de 2010 sabiendo que iban a llegar lluvias a partir del mediodía. En el último tercio de la ascensión nos alcanzó una densa niebla que nos complicaba la localización de los hitos. Sin embargo conseguimos avanzar hasta las proximidades del collado entre las dos cimas principales. La niebla era tan densa y el terreno tan abrupto, que preferimos detenernos y esperar cómo evolucionaba. Tras un rato de espera, lo lógico fue dar por zanjada la ascensión. Quizá hubiéramos alcanzado cima, pero teniendo la lluvia rondando nuestras cabezas y sabiendo que no podríamos disfrutar de las vistas, la cima dejaba de tener sentido.

Aprovechando un inesperado día de fiesta, al encontrarme sin compañía para ir a escalar o de barrancos (ya no me apetece ir solo a barranquear), y que en el Pirineo anuncian nubes de evolución y posibles tormentas después del mediodía, me decido por quitarme esta pequeña cuenta pendiente.

El camino comienza alrededor de un kilómetro antes del final de la carretera que llega a San Victorián, un lugar emblemático del Sobrarbe, ya que fue un enclave importante en la vida política además de religiosa entre los siglos XI y XVI.

Desde el inicio, el camino no da tregua y no deja de ascender, lo cual también se agradece y no se desaprovecha el tiempo si lo que queremos es hacer cima. Atravesaremos un bosque mediterráneo donde abunda el boj y la carrasca, e iremos ascendiendo a lo largo de una cóncava e interminable ladera que visualizaremos desde el principio.

Inicio ascensión

Inicio ascensión

El camino es claro y difícil de perder, sin embargo, cuando lleguemos a las Goteleras prestaremos atención, nuestro camino gira a la izquierda y dejamos las Goteleras a nuestra espalda enseguida llegamos a un pequeño prado donde vemos un sendero que sigue a lo largo, o, si miramos a nuestra derecha, otro sendero que entra entre unos bojes y alcanza un tramo de roca. Si continuamos recto parece más fácil pero se acaba alcanzando un terreno más perdedor lleno de erizones y sin sendero evidente. Si tomamos el camino a nuestra derecha, éste está mejor trazado, señalizado y es más directo (si descargáis los waypoints de wikiloc, éste punto está guardado como DESVIO TREPADA).

Poco a poco la pendiente se hace menos fuerte, pasamos un pluviómetro y flanqueamos las grandes praderas bajo la Tuca, la segunda cima de la Peña Montañesa. Antes de alcanzar un terreno de lapiaz, comenzamos a ascender siguiendo los hitos y bajo unos árboles aislados, hasta alcanzar un punto en el que cambiaremos de vertiente (waypoint guardado como FLANQUEO) y seguiremos el camino que flanquea una tartera y en el que más nos vale no tropezar, que nos permitirá alcanzar el cuello intermedio de las dos cimas. En medio de la tartera pude más o menos localizar el lugar que alcancé con Carles S.C. tres años atrás, y realicé una foto en su recuerdo (Carles, no nos quedaba más de media hora):

Punto alcanzado en la anterior ocasión

Punto alcanzado en la anterior ocasión

Una vez en el collado opté por tomar el camino más directo hasta alcanzar la cima del Picón d’o Libro, la cima principal.

El track publicado wikiloc.

Rampa de ascensoLas GotelerasCima a la vistaTerreno abruptoDemasiados hitosTerreno abrupto
La Tuca en la retaguardiaCima de la Peña MontañesaDescanso en la cimaErizón en flor
Publicado en senderismo | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Vía Homedes, 300m de escalada en la cara norte del Pedraforca

No es difícil, no es excesivamente larga, no plantea un reto psicológico,… pero es una clásica imprescindible, y que apuesto que dejará a cualquiera con buen sabor de boca, aunque no digo nada nuevo con estas palabras.

Tras muchos meses teniéndola en la lista de deberes, al final hemos podido escalar esta vía que habla por sí sola de la historia de la escalada en nuestro país. Abierta 7 años después de la vía Estasen, un 8 de septiembre de 1935 por tres escaladores catalanes que, como marcaba la tradición por entonces, hicieron la aproximación desde Guardiola de Berguedà al no existir carreteras que accedieran a la zona. La aventura debió ser increíble, y el regalo de la nueva escalada les debió llenar de emoción. Por desgracia, cuando estaban en la cumbre mientras realizaban las maniobras de rápel, un rayo acabó con la vida de uno de ellos, Francesc Homedes, quien daría nombre a la vía.

El gat, en la sombra del pic Cabirol

El gat, en la sombra del pic Cabirol

En nuestros días las posibilidades de acceso a la montaña han mejorado tanto que no podemos comparar la envergadura de la actividad. Durmiendo en el mismo mirador de Gresolet, nos ponemos en pie bien prontito, en 15 min saludamos al guarda del refugio que nos indica qué camino tomar. Es un camino que parte justo detrás de un banco frente la pared sur del refugio, indicado con marcas blancas. En 45 minutos y tras ascender sin tregua alguna nos plantamos a pie de vía. Inconfundible.

Inicio de la vía

Inicio de la vía

Al que madruga (dicen) Dios le ayuda, el caso es que fuimos los primeros de la jornada en empezar la vía, empezando por una chimenea para pronto salir a la derecha a buscar una chapa que se veía desde el suelo. Los dos primeros largos tienen algunos pasos algo verticales. El tercer largo es más de trámite. Al inicio del cuarto largo llega el paso de la Z, todavía no me han explicado el por qué del nombre, un paso de fisura invertida y de poco pie que se puede apañar con un A0 en una cinta ya dispuesta a ello. Empalmamos el L4 con el L5, que da con cuerda de 60 justa, a pesar de saber que tendríamos un buen roce de cuerdas.

Terreno del largo 6

Terreno del largo 6

Desde la R5 hasta la R9 tenemos unos largos fáciles, de terreno irregular, con pocos seguros, donde hay que afinar bien con el itinerario y de vigilar de no tirar piedras hacia abajo (seguro que no sois los únicos en la pared). El largo 8 esconde un buen flanqueo que, si sois hábiles, podréis reasegurar a discreción, para evitar que vuestro compañero pase miedo de segundo.

Previo al flanqueo

Previo al flanqueo

Vista desde la R6

Vista desde la R6

Por fin, en la R9 volvemos a ver terreno más vertical, y comenzamos el largo 10 con unos buenos pasos de diedro y fisura. Ya queda poco, nos subimos a la cabeza del Gat, y salimos de la R11 por un terreno sospechoso, donde hay que mirar bien cada agarre para no llevarnos la sorpresa de que se desprende. Ya estamos en la cima, tenemos la tartera del Pedraforca a nuestros pies y la serra d’Ensija frente a nosotros.

Reunión 10

Reunión 10

El descenso se realiza con un rápel desde un cuerno de roca, junto la oreja oeste del gato (cuando escalamos, la de la derecha). Cuando se llega a la cima del Gat, entre las dos orejas, se debe hacer un pequeño flanqueo para alcanzar la instalación, de la que (por fin) se le ha recortado los buriles que “reforzaban” la instalación. Hoy por hoy, está reforzada por un parabolt (sí, uno).

Últimos largos

Últimos largos

En la vía nos hemos encontrado todas las reuniones con dos parabolts (la mayoría con un anclaje nuevo acompañado de uno antigo) excepto la R8 donde sólo había uno. Al final nos han sobrado los camalots pequeños, y el uso de los aliens ha sido anecdótico, sin embargo, repetir camalots del 1 al 3 es buena opción, incluso llevar alguno por encima.

Como reseña llevábamos la de Armand Ballart, lo mejor para no perderse.

Topo Homedes

Topo Homedes

Poco más que añadir, una vía recomendable para empezar a moverte por terreno de aventura pero no menospreciarla, puesto que hay que saber leer el terreno y no perderse. Por mi parte, seguro que la repito alguna vez ¿Te animas?

Publicado en escalada | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

GAM en el Bisbe, norte de Montserrat

Tras un invierno sometido a entrenamiento de escalada, llega la primavera, pasan los días y… hasta ahora no tengo oportunidad de hacer vía larga. Nos decidimos por escalar la vía GAM en el Bisbe, con Didac, con quien ya salió a tema la vía antes del invierno.

Es domingo y además día de la recreación sonora del timbaler del Bruc. El párquing de Can Massana está a tope, menos mal que podemos aparcar y nos ponemos raudos hacia el Bisbe.

La pared se dibuja bien vertical cuando la observamos desde el camino de aproximación. Accedemos a pie de vía teniendo que luchar con arbustos, y aquí reina la magia: estamos a escasos metros del camino que accede a Coll de Porc y no paran de pasar senderistas, pero resultamos invisibles, no se darán cuenta que estamos allí, y a penas nos verán ascender los dos primeros largos cuando estemos justo sobre sus cabezas.

L1: El largo de aventura, el de buscar el camino por terreno roto a veces, el de poder reforzar con algún friend, y de buscar alguna chapa que nos orienta. El paso más divertido es el que alcanza la reunión que nos obliga a superar un bloque de roca.

L2: Largo de diedro, que también se puede reforzar con algún friend y alguna cinta. Genial la llegada a la R2 por el interior de una chimenea.

L3: Un fantástico diedro/fisura de Montserrat, un largo de 6a sostenidito y que pone las pilas. Para mí, el mejor largo.

L4: Se sigue la fisura, y al poco se realiza un flanqueo a la derecha. Habíamos leído tanto de la exposición de este flanqueo, que en su momento no nos pareció nada del otro mundo. Una vez en la línea de chapas, sólo hay que seguirlas hasta la reunión. El suelo no existe, sólo el vacío. El ambiente es total.

L5: Largo por terreno montserratino por excelencia. Fácil despistarse sobretodo si, como nos pasó a nosotros, el sol nos daba de cara.

L6: Largo parecido al anterior, si bien algo más fácil, y debiendo superar una barriga bastante incómoda.

L7: El largo de salida. Un arranque explosivo, y ya estamos en una rampa que nos deja en la cima.

El descenso se realiza en la cara sur con un rápel que, con doble cuerda, nos deja directamente en el suelo. Ojo donde lanzáis las cuerdas, la recuperación puede ser difícil.

Para el retorno debemos ascender por la canal donde hemos aterrizado, para descender entra la Monja y el Lloro. Ahora sin perder al camino llegamos al refugio Vicenç Barbé y de allí a Can Massana.

  • No olvidéis algún friend (sólo alguno), el estribo, y las 22 cintas exprés para el L4.
  • Como no puede ser de otra manera, mirad la reseña en escalatroncs (catalán).
Desde la cimaCartelDiedro del L3Inicio del L4Final del L4Empezando el L5
El largo 6Desde la cimaRápelRápelOrella d'òs
Publicado en escalada | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Zinquèria, Dent d’Orlu

Madrugamos bastante con la idea de hacer una nueva escalada y que pueda volver a Barcelona a una hora razonable. Nos hacemos un desayuno a la luz del frontal, mientras en la poêle-à-frire llegan un par de coches de los que salen cazadores de setas. Otro coche del que sale una pareja de escaladores y se pone en camino antes que nosotros. Esperamos unos instantes porque queremos arrancar sin usar el frontal. Una vez en marcha, pese a la pereza, la actividad del día anterior, y la dudosa calidad del descanso, tomamos buen ritmo y en bastante menos de una hora ya estamos en el lomo camino al Col de Brasseil. Llegamos al col y descendemos hacia la cara este, adelantando a la pareja de escaladores. Hablamos con ellos, pero no nos vamos a molestar, ellos van a Adissiatz, justo la vía de nuestra izquierda.

Empezamos Zinquèria, y la sensación general que tuvimos el día anterior con las distancias entre los seguros se mantiene. ¿Se mantiene o se incrementa? Los dos primeros largos son sencillos, los seguros escasean, pero conseguimos colocar algún friend que nos rebaja la tensión.

En la vire des isards, la vía comienza en terreno más vertical. El L3 es un diedro fantástico que se supera combinando bavaresa con oposición en X, hay seguros pero se pueden reforzar algunos pasos. En el L4 hay que superar un techo con unas posiciones poco habituales por las que acabas dando la espalda a la pared para irte a buscar la placa y subir por un lateral. El L5, nueva placa con alejes pero con posibilidad de añadir protecciones.

El L6 es el largo clave. Estamos bajo un techo alargado y escalonado. Salimos en adherencia de R5 sin tenerlas todas, ya que el primer seguro se ve lejos. Con temple y añadiendo un friend, nos acercamos al techo, y pasamos en travesía a la izquierda hasta que unos parabols nos indican por dónde superarlo. Los seguros se antojan alejados y podemos añadir más durante la escalada. Paso de 6a+, que se puede superar en A0.

En el L7 se reduce la dificultad, salimos recto arriba por un espolón siguiendo unos seguros. Interpretando un poco la reseña que llevaba, me desvío a la izquierda de la sucesión de seguros y tomo vía directa a la reunión, casi sin poder asegurar, por terreno fácil. En realidad empezaba más vertical y al final del largo conviene hacer flanqueo a la izquierda.

El L8 pasa por unos pasos de 6a en placa de adherencia, y acaba compartiendo seguros y reunión de Adissiatz.

El L9 alcanza la cresta por pasos más fáciles, y desde el filo realizamos relevos de cabeza de cuerda, por algunos pasos aéreos y afilados de mucho ambiente. Al final alcanzamos la reunión de Supersé, donde nos detenemos a desencordarnos y cambiarnos el calzado.

En resumen, Zinquèria es una bonita vía con corte clásico, con buenas reuniones y algunos seguros. Los pasos técnicos son de adherencia, pero algunos atléticos (en techitos de 6a/6a+). Otorga sensación de aventura y te deja con buen recuerdo de los movimientos de algunos largos (como el pimer diedro, L3), características que no ofrece tanto Supersé, bastante más discreta. No menospreciar el terreno, puesto que aunque está asegurada, conviene reforzar.

Material: semáforo de alien, camalots 0.4, 0.75, 1, 2 y 3. Se usaron todos o casi todos en diferentes momentos. Selección de tascones que no usamos. Llevábamos 14 cintas de diferentes longitudes, no hace falta tantas, pero importante llevar alargables y algunas muy largas (anillos de 125cm).

En cuanto a reseñas,nos guiamos por esta, que cuadra bastante hasta la R7:

Zinkeria, Dent d'Orlu

Reseña vía Zinqueria, Dent d’Orlu

El número de largos, en cambio, encaja con el diagrama general de la pared:

Panorama vías escalada cara este Dent d'Orlu

Panorama vías escalada cara este Dent d’Orlu

Documentos adicionales:

Publicado en escalada | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Supersé, Dent d’Orlú

Comienza el otoño, y tras el fin de la temporada de verano aún no me he puesto los pies de gato. Tanto es así que necesito que mi mente se adapte poco a poco al terreno vertical. Coincidiendo por fin, tras meses de espera, con David P., le propongo ir a la Dent d’Orlú, lugar al que nunca me decido ir, por su localización, un tanto a desmano. Además, contando con una equipación deportiva, no tendré que sufrir en exceso psicológicamente.

Madrugando y viajando en la misma mañana, nos encontramos en el párking de la Dent d’Orlú (3 horas y 20 minutos de coche desde Barcelona, y sin pasar por ningún peaje). Debido a que me encuentro alguna duda para llegar en coche, decido realizar una ficha fácil en pdf “Print and go!”, para imprimir, llevar en el coche y facilitar el acceso: Acceso párking Dent d’Orlu

La cara este es la seleccionada, hemos quedado tarde, y las vías de esta longitud son las que nos convienen. Buscamos alguna vía que no sea demasiado fácil, que al menos tenga algún 6a. No nos ponemos aún de acuerdo, tenemos candidatas la “Supersé” y la “Zinquèria”. Nos ponemos en marcha y sin mirar mucho el tiempo, nos plantamos en cerca de hora y media en la pared este (descargar la aproximación detallada a partir de este enlace). La primera vez que llegas a la pared este cuesta ver las vías, es importante llevar una reseña de vías de la pared en general, e intentar localizar alguna y orientarse. Por suerte, los inicios de las vías están marcados con el nombre en rojo. Tras unos minutos de búsqueda localizamos la “Supersé”, con la que pasaremos el día, mientras tres mujeres escalaran en paralelo por “A bisto de nas”.

Considerando que necesito volver a escalar, escojo emepezar a escalar, así si alternamos los largos, dejo los 6a a David que viene más rodado. Llevamos 12 exprés, algunas de ellas alargables e incluso alguna de ellas disipadora, el semáforo de alien, y algún camalot grande y pequeño (0.4, 0.75, 1 y 2).

La mejor reseña que llevamos es la de Joan Jover, que ha sido alguna vez profesor nuestro:

Reseñas Dent d'Orlu cara este

Reseñas Dent d’Orlu cara este: Supersé, Fleur de Rodho, Tapas sans dalle, Les dalles blanches

La vía no está mal, excepto los dos pasos de 6a que tienen cantos buenos, es pura adherencia. Tiene algún tramo entretenido, y pasos aislados de confianza que ponen a prueba el temple, pero no es especialmente bonita. No hay muchas opciones de instalar seguros adicionales, aunque alguno pudimos colocar. Los seguros de la vía acaban siendo  suficientes… aunque en realidad deseas que hayan algunos más, predominan distancias entre seguros incómodas.

Empieza con dos largos fáciles en rampa, hasta la vire des isards, y a partir de allí se pone algo vertical, sin llegar a serlo del todo. Algunos pasos de diedro, de fisura, algún techito entretenido. Quiero destacar el L7 que me tocó de primero en el que hay que ir haciendo travesía a la derecha, y entre los alejes, la comba y algún paso de escalón en adherencia, me llevó trabajo concentrarme.

La última R la montamos en la misma cresta, donde hay una instalación para ello. Saludamos a las tres mujares que aún deben estar a tres largos de llegar a la cresta. La “Supersé” acaba muy cerca de la cima, y en un punto que se puede hacer bien a pie. Allí mismo nos quitamos la cuerda y nos cambiamos el calzado y subimos hasta la cima. Tardamos 5 horas, se nota que hemos de recuperar agilidad. Foto de rigor, y de nuevo al coche, al que tardamos en llegar cerca de hora y media. La primera parte del descenso, de la cima al Col d’Egue está completamente mojado y embarrado, donde hay que poner los seis sentidos para no llevarte un resbalón comprometido.

Una vez en el párking nos preparamos para cenar. Haremos noche aquí, y mañana volvemos a subir 😉

Publicado en escalada | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Vuelta al Montcau (Sant Llorenç del Munt)

Cerca de Barcelona, y pudiendo dedicar sólo una mañanita, tenemos de nuevo una salida senderista de poca exigencia física pero que nos hará pasar por varios rincones bien merecedores de una visita. Haremos cima en el Montcau, visitaremos la cova Simanya y acabaremos dando la vuelta por senderos poco transitados.

Dejamos el coche en Coll d’Estenalles, donde cada vez cuesta más aparcar debido a la afluencia de público que toma este punto como inicio de sus excursiones. El camino empieza evidente por la pista asfaltada que parte hacia el Montcau y la Mola. Poco después tomaremos el desvío a la izquierda que encara la subida al Montcau. Sin salirnos del camino alcanzaremos en poco tiempo el último repechón a la cima. El camino alcanza la cima del Montcau accediendo por una rampa de roca, de unos 30m de desnivel, en la que no debemos perder pie, pero con concentración se hace bien. Desde la cima tenemos unas buenas panorámicas donde destacan las cercanas cimas de la Mola y Montserrat.

Podemos proseguir deshaciendo la última rampa que accede a la cima, y nos dirigimos hacia el coll d’Eres, donde tenemos un cruce de caminos. Desde el collado descenderemos hacia el norte, dirección la font del Llor. Unos minutos después vemos un desvío hacia la cova Simanya. Podemos dejarnos llevar hasta la entrada de la cova, un rincón peculiar del macizo, y por ello difícil de encontrarnos solos. Nosotros nos hemos quedado en la entrada, pero si lleváramos alguna linterna o frontal podemos entrar un poco más en la cueva. Hay un par de cuevas más muy próximas pero con menor entidad que la de Simanya: la cova de Simanya petita y la cova de l’Àngel.

Cova Simanya

La concurrida entrada de la cova Simanya

Para continuar con la excursión, y para separarnos de las multitudes, volveremos al camino que descendía a la font del Llor, y seguiremos bajando. Prestaremos atención porque el camino que nos interesa tomará un desvío a la izquierda. El desvío está indicado pero no es difícil saltárselo. Curiosamente hay un poste señalizador que indica el desvío a la izquierda, pero indica hacia la font del Llor. Digo curiosamente porque siguiendo recto hacia abajo también se llega a dicha fuente.

El caso es que nosotros tomaremos ese desvío dirección el collet de Llor, seguiremos un trazado horizontal y que nos va mostrando vistas sobre el valle, hasta que alcancemos dicho collado y estemos delante de la carena dels Emprius. Nuestro camino sigue flanqueando la ladera del Montcau, ahora entramos en su cara norte y seguiremos hasta encontrar un senderito a la izquierda marcado con un hito justo antes de llegar a la font de la Guineu.

Carena dels Emprius

Carena dels Emprius

A partir de aquí la aventura aflora y nos conduce en fuerte subida sorteando los árboles  de un bosque muy cerrado. Deberemos poner atención para encontrar el paso más pisado. En un rato el bosque se abre y unos hitos nos conducen por unas rampas de roca. La tendencia es hacia arriba hasta alcanzar un sendero que discurre por una estrecha fajita. Quizá éste sea el tramo más perdedor. Cuando alcanzamos la fajita, el sendero será ya horizontal. Hay pasos espectaculares sobre el fondo del valle, pero deberemos concentrarnos en pisar bien dentro del camino. Con prudencia alcanzaremos de nuevo un bosque que atravesaremos como podamos hasta que lleguemos al fondo de valle boscos que nos conduce hacia el cuello oeste del Montcau.

Una vez en el cuello ya tenemos a la vista el camino que nos queda: un sendero horizontal que discurre a media ladera de la pared oeste del Montcau por otra estrecha faja. Poco a poco, y con cuidado de pisar bien, se alcanza el camino de horas antes que nos había conducido a la cima del Montcau. Ahora seguimos a la derecha dirección al coll d’Estenalles.

Principio y final de la excursión

En blanco, la subida al Montcau, en amarillo el camino de regreso.

En resumen, una corta pero placentera excursión, en una zona concurrida donde pasaremos por tramos solitarios, y en un recorrido de baja exigencia física pero que requerirá atención y concentración.

Enlazo el track de la salida, en algunos momentos será de gran ayuda, pero usad con criterio y contad que en las zonas muy protegidas por las altas paredes la localización puede ser confusa y el track puede contener errores.

Publicado en senderismo | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario